5 de diciembre de 2007

En Colombia no existen los controles remotos.

Los abusos cometidos por los canales de televisión Colombianos, son tan descarados, que hacen todo por el rating pero no por mantener a la audiencia total. Es de todos sabido, que el rating es algo estadístico, y que por ser el número 1 en estas mediciones, no siempre sugiere que son de calidad.

RCN y Caracol, mantienen un dúo polio total, sin respeto alguno frente a los televidentes, cambian su programación casi sin avisar, alargan los programas a su antojo, no tienen una regularidad acerca de los horarios, parecen dos perros peleando por un pedazo de salchichón, pero que a la final después de tanta pelea, es rechazado por los dos. A nosotros nos dan la opción de apagar o siquiera cambiar el canal, pero ni eso hacemos, porque… A Colombia le da miedo explorar nuevas alternativas, o les aburre las demás opciones, en muchos hogares colombianos hay el servicio de televisión por suscripción, con otras alternativas que respetan al televidente, y que son organizados. Mas sin embargo, son despreciadas, ya sea porque están resignadas con el comportamiento de estas dos empresa que no piensan en ellas, o pero aun, están convencidas que lo que hacen, es apoyar el “talento nacional” que promueven. Que es otra cosa, cada día, series más internacionales, “refritos” o adaptaciones, llenos de actores internacionales, con otro acento, que solo están para una novela, y después no se vuelve a saber de ella, mientras grandes actores colombianos quedan relegados a los papeles secundarios, donde poco aportan al programa. Ya los canales no hacen la televisión para el publico Colombiano, sino para el publico latino en otras partes del mundo. Es un irrespeto frente a la identidad cultural que han defendido y bandera frente al TLC, y el tercer canal de televisión, que según ellos atenta contra el hecho de ser colombianos, cosa que solo tienen de discurso, porque en los últimos años nunca ha sido aplicado realmente.

Por la mañana una programación totalmente mediocre, vacía de contenido, pero saturada de basura televisiva, programas de más de 4 horas de duración, en las cuales sus presentadores se dedican a hacer el ridículo y a reír por pendejadas, al medio día un noticiero, que toca todos los temas, pero no lo deja bien informado frente a la actualidad del mundo y de Colombia, pero eso si, nos deja bien enterados de las pilatunas de los “famosos” según cada canal. Más por la tarde series malucas, mal actuadas, la mayoría provenientes de México, y donde las franjas infantiles son restingadas, por programas ya vistos, en que los televidentes ven para no perder la costumbre. Por la noche un noticiero algo mejor que el anterior, pero redundante (recordemos que los canales no hacen el esfuerzo siquiera por cambiar el orden de la notas de un noticiero a otro), y después la lucha entre novelas en que los jefes de programación alteran en tiempo real, que desprograman al televidente, irrespetan su tiempo solo para “chicanear” que son el canal mas visto. Si ser el canal mas visto, también es ser el mas irrespetuoso, tienen toda la razón, son el mejor canal para jugar con la gente, ya que esta desconoce que por cada televisor hay un control remoto, y que este les da la opción de exigirles respeto, una mejor programación, y que sean ordenados.

¿Será que algún día o los televidentes, o los canales recapacitan y dan una verdadera televisión de calidad, sin que les importe el rating?

1 Comentarios:

Anónimo dijo...

hola!
hey q buenas ideas tienes estoy totalmente de acuerdo contigo me encanta q la gente se de cuenta y acepte la realidad de la televisión colombiana... ojala algun dia reaccionen y hagan q todo ese monton d basura cambie... gracias

Silvana
Bogota

Aviso:

Esta página es creada, vigilada y actualizada constantemente por su dueño, Diego R. Soler S. Los textos utilizados son de su autoría y por lo tanto se encuentran sujetos. Bajo un licenciamiento Creative Commons. De no serlo, la fuente de donde fueron tomados es debidamente citada.

Las imágenes utilizadas en esta página son propiedad única y exclusiva de sus autores, no mías, por lo tanto procuro citar siempre la fuente de donde se obtuvieron. De considerar que se está violando en algún momento el respectivo, Derecho de Autor por favor sírvanse avisarme para así poder tomar los correctivos y medidas necesarias, evitando así el detrimento y buen nombre de ambas partes, lo más pronto posible.

El contenido expresa única y exclusivamente mi punto de vista, no el de la sociedad en general, cualquier comentario o sugerencia será siempre tenido en cuenta mientras no atente contra el principio de libertad.

Las groserías y faltas de respeto contra el autor no son aceptadas en esta página. Si no está de acuerdo con mi punto de vista y no se considera capaz de expresar su opinión de manera constructiva, evítese el trabajo de seguir leyendo y busque una página que se encuentre de acuerdo con sus ideales y expectativas.

Esta página NO tiene misión, solo es mi espacio, para expresar y plasmar el Derecho de Libertad de expresión consagrado en la Constitución Nacional en su articulo 20.