12 de octubre de 2008

Y los deberes… ¿Qué?

Por lo poco que yo se de la vida, la experiencia me ha dicho que una persona debe cumplir ciertos deberes, para ser merecedor de unos derechos. Pero últimamente me he dado cuenta que son muy pocas las personas que entendieron bien esta idea, o que la desconocen por completo; pero eso si, si saben muy bien que tiene unos derechos y quieren hacerlos cumplir a toda costa. O al contrario, alguien cumple con sus deberos, y la sociedad no le cumple sus derechos.

A donde quiero llegar. Fácil. Como todos saben, la Constitución de Colombia, es un libro muy bonito, con muchas cosas que lo dejan pensando, que cada persona acomoda según su interés. Y que muy pocos conocen bien, pero en especial, en el que todos conocen sus derechos mas no sus deberes. Y el estado, conoce los deberes de los ciudadanos con este, y hace muy poco por garantizarle sus derechos al ciudadano. En otras palabras, cada parte ve solo lo que le conviene, y lo que le gusta. Pongamos dos casos prácticos:

El primero y que no esperaba en mi vida cogerlo de ejemplo, es lo que pasó días recientes en chia, donde un bebe, gracias aun accidente genético tuvo como padre a un ser tan miserable, que fue capaz de asesinarle por AHORRASE LO DE LA CUOTA ALIMENTARIA. Lo que menos quiero es hablar de la manera poco responsable y desalmada que los medios de comunicación cubrieron tan nefasto episodio, vamos a la discusión algo oportunista que se formo, acerca de la pena de muerte o cadena perpetua, que congresistas oportunistas sacaron del cajón de los clichés de cuando esto pasa en el país. Yo me declaro cien por ciento a favor de la cadena perpetua cuando se quiere castigar a alguien que atenta con la niñez del país; y si se pudiera aprobar la pena de muerte, seria un poco mejor, ya tendrían a que temerle; a la ya devaluada justicia colombiana. Pero vienen curas, sacerdotes y grupos de personas, que a grosso modo dicen, que a estos se les debe respetar sus derechos… ¿es que ellos les respetaron los derechos a los niños que asesinaron?, ¿ellos respetan la vida de sus semejantes? ¿Quién les dice que después de pagar una pena, por larga que sea, cuando queden libres, no van a volver a matar a otra persona? Son preguntas que yo y mucha gente se hace. Mi teoría es que no se le puede respetar los derechos a una persona que le violo los derechos fundamentales a otra, así suena a revancha, pero uno no debe hacer algo que no le gustaría que le hicieran. Sin embargo, si lo hace. No tiene derecho a alegar si le hacen lo mismo. Es cuestión de derechos, para tener derechos, por lo menos DEBE respetarle los derechos a los demás.

Y ahora vamos al otro ejemplo, el cual es un poco mas complicado, y es cuando alguien cumple con sus deberes, y por alguna razón (casi siempre sacada de los cabellos), el estado y su legislación hace poco o nada por cumplirle sus derechos al ciudadano. Hablaremos pues de la negativa una vez más por parte del “Honorable, eficiente y moral” Congreso de la Republica, al derecho que tiene las personas que viven otra persona de su mismo sexo, a tener derechos patrimoniales. Esta es la clara muestra en la cual el estado desconoce los derechos de los ciudadanos. El estado se olvida del derecho de igualdad, en el cual; al menos en teoría, debe considerar a todos los ciudadanos, sin importar su inclinación sexual. Así los religiosos se mueran. Porque si como estas personas, declaran sus impuestos, cumplen con la mayoría de sus derechos, exigen que el estado también cumpla su parte, y la verdad no están pidiendo mucho. Pero en el “país del sagrado corazón” pareciera que es más fácil quitarle la nacionalidad estas personas, que reconocerlas de verdad como un ciudadano más.

Así pues, están dos ejemplos de las dos caras de una misma realidad, donde cada uno quiere tirar para su lado, y se desconoce la frase de “todo extremo es malo”. Y en especial. Son la muestra de un escenario tan común para un país como Colombia.



0 Comentarios:

Aviso:

Esta página es creada, vigilada y actualizada constantemente por su dueño, Diego R. Soler S. Los textos utilizados son de su autoría y por lo tanto se encuentran sujetos. Bajo un licenciamiento Creative Commons. De no serlo, la fuente de donde fueron tomados es debidamente citada.

Las imágenes utilizadas en esta página son propiedad única y exclusiva de sus autores, no mías, por lo tanto procuro citar siempre la fuente de donde se obtuvieron. De considerar que se está violando en algún momento el respectivo, Derecho de Autor por favor sírvanse avisarme para así poder tomar los correctivos y medidas necesarias, evitando así el detrimento y buen nombre de ambas partes, lo más pronto posible.

El contenido expresa única y exclusivamente mi punto de vista, no el de la sociedad en general, cualquier comentario o sugerencia será siempre tenido en cuenta mientras no atente contra el principio de libertad.

Las groserías y faltas de respeto contra el autor no son aceptadas en esta página. Si no está de acuerdo con mi punto de vista y no se considera capaz de expresar su opinión de manera constructiva, evítese el trabajo de seguir leyendo y busque una página que se encuentre de acuerdo con sus ideales y expectativas.

Esta página NO tiene misión, solo es mi espacio, para expresar y plasmar el Derecho de Libertad de expresión consagrado en la Constitución Nacional en su articulo 20.