7 de mayo de 2010

La lucha del bien y el mal, o en lo que se convirtieron las elecciones colombianas.

Llevamos casi 8 años en los cuales el gobierno h hecho lo que quiera, descuidando su deber de proteger, cumplir, y hacer cumplir las leyes, en donde se instauro el estado de opinión, el cual afectó demasiado el orden del estado de derecho. En donde desde un principio se nos prometió acabar con el que planteaban el mayor problema del país. Muchas cosas pasaron a través de este año, cosas que si hubiesen pasado en otros países, se habría debilitado mucho el gobierno. Pero no paso nada.


Actualmente, está el país en una crisis social, donde el desempleo y la pobreza aumentaron, los casos de corrupción se desbordaron, y la injusticia social y penal reina. Y lo peor de todo es la polarización de un país que está más pendiente de la diarrea verbal de los gobernantes vecinos.


No podemos desconocer dicha polarización en la actual actividad política, en donde se plantea que el único capaz de continuar todo el legado de Uribe es Juan Manuel Santos. Pero, ¿los colombianos queremos continuar TODO el legado de Uribe?; sería una total injusticia desconocer los logros en tema de seguridad: un leve mejoramiento en la inversión extranjera y desempeño de la economía nacional, pero también hay que mencionar el costo que han tenido dichas políticas, las políticas laborales han empeorado las condiciones del trabajador promedio; las políticas de defensa desencadenaron los mal llamados falsos positivos, sin mencionar las chuzadas, la repartición de notarias cuando se estaba votando la ley de la primera reelección, el desgaste del segundo periodo presidencial, por conseguir como fuera una reelección mas, entre otros. Y la premisa estúpida que dicta que si no se está a favor de las políticas uribistas se está a favor de los actores al margen de la ley.


El elector colombiano en medio de esta polarización, lo han puesto a elegir entre todo lo que representa Uribe (lo bueno y lo malo) o una evolución satanizada por los adeptos a Uribe y sus cortesanos. Al principio todo estaba bien, la opinión los favorecía hasta que aparecen nuevos factores de decisión, alguien que ofrece luchar contra el que sí es el mal principal del país: La Corrupción. No nos digamos mentiras, la guerrilla le hace un inmenso mal al país, pero la poca confianza que se le tiene a las entidades gubernamentales, a los políticos clientelistas (Mejor conocidos como ladrones de cuello blanco) y a todo aquel que se atreve a robar los recursos del estado, es mucho más peligroso que la guerrilla. Mantener el legado de Uribe es validar todo los actos de corrupción que se cometieron en su gobierno, y eso no se puede permitir.


No se puede pensar que se tiene que modificar o irrespetar la ley, sea la razón que sea. No se puede seguir aceptando el cinismo de los corruptos que son los verdaderos culpables del déficit gubernamental. y no se debe admitir que un gobierno le entregue licitaciones a sus amigos, aunque estos no ofrezcan las garantías para un desarrollo de estas propuestas. El pueblo colombiano ya admitió esto pensando que asi se acabaría la guerrilla y no se acabo, es hora de un mejor planteamiento, en donde la guerrilla debe ser debilitada ideológicamente, desvirtuando muchos de sus ideales que solo tienen en un papel. Y en donde se le muestre a la comunidad internacional que se quiere mejorar respetando una constitución y unas leyes, que el país ha pagado con mucha violencia.


Muchos colombianos quieren cambiar el destino, pero también hay que cambiar la actitud, se debe dejar de creer que el que se pasa las leyes para su propio beneficio, es un “berraco”, dejar de usar la “malicia indígena” que nos tiene tan jodidos, que pasarle 20 mil al policia para evitar el parte es un delito peor que pasarse el semáforo, etc… cuando eso pase realmente, no necesitamos gobernantes que quieran acabar con la corrupción, esta será acabada por todos nosotros.

1 Comentarios:

Cavilaciones dijo...

Leo esto y se me ocurre referirme a una frase que se me salió en estos días... "Ya me decidí por un candidato: Santos. Los problemas de Colombia se acaban cuando no haya colombianos, y Santos, más que cualquier otro, está capacitado para lograrlo".

Aviso:

Esta página es creada, vigilada y actualizada constantemente por su dueño, Diego R. Soler S. Los textos utilizados son de su autoría y por lo tanto se encuentran sujetos. Bajo un licenciamiento Creative Commons. De no serlo, la fuente de donde fueron tomados es debidamente citada.

Las imágenes utilizadas en esta página son propiedad única y exclusiva de sus autores, no mías, por lo tanto procuro citar siempre la fuente de donde se obtuvieron. De considerar que se está violando en algún momento el respectivo, Derecho de Autor por favor sírvanse avisarme para así poder tomar los correctivos y medidas necesarias, evitando así el detrimento y buen nombre de ambas partes, lo más pronto posible.

El contenido expresa única y exclusivamente mi punto de vista, no el de la sociedad en general, cualquier comentario o sugerencia será siempre tenido en cuenta mientras no atente contra el principio de libertad.

Las groserías y faltas de respeto contra el autor no son aceptadas en esta página. Si no está de acuerdo con mi punto de vista y no se considera capaz de expresar su opinión de manera constructiva, evítese el trabajo de seguir leyendo y busque una página que se encuentre de acuerdo con sus ideales y expectativas.

Esta página NO tiene misión, solo es mi espacio, para expresar y plasmar el Derecho de Libertad de expresión consagrado en la Constitución Nacional en su articulo 20.