13 de enero de 2008

Cuando la idolatría raya el fanatismo

Es lamentable saber que el fanatismo desbordado frente al Presidente Uribe produce tanto odio y rencor en contra de las personas que piensan diferente de el. La ultima victima de esta censura, Felipe Zuleta periodista de gran importancia, y un gran critico del gobierno de Uribe; que en días anteriores, y justificando amenazas en contra de su integridad y la de su familia, decidió cerrar su blog.

Debo aceptar que en muy pocas ocasiones tuve la oportunidad de leer su blog, y que en la mayoría de planteamientos que hacia en este, nunca estaba de acuerdo con el. Pero me parece totalmente lamentable que cosas tan reprochables pasen en este medio. Supuestamente vivimos en un estado de derecho, en el cual la libertad de expresión está garantizada. Cosas como le ocurrieron a este periodista solo reflejan que dichos postulados en la constitución son pura… letra muerta (por no decir la letra con m)

Hay que aceptar las cosas tal cual como son, el gobierno de Uribe es históricamente uno de los mejores para la opinión de unos. Pero también hay que aceptar que hay falencias. No podemos tapar el sol y pensar que al criticar a Uribe criticamos a la patria.

No se puede permitir una polarización de opinión tan violenta, que solo le hace daño al país que tanto queremos.

1 Comentarios:

Atrabilioso dijo...

Diego:
Fundamentalmente coincido con usted en que NADIE puede ser amenazado por sus ideas o posiciones políticas, cosa que lamentablemente es una característica de lo que algunos llaman la colombianidad.

Me pregunto: Si cerró el blog por amenazas, ¿por qué sigue escribiendo en El Espectador? Es que si uno decide dejar de opinar por intimidación, pues no vuelve a escribir en ninguna parte y se aleja de cualquier medio para publicar sus opiniones... pero cerrar el blog y seguir en un medio de circulación nacional es algo que debería explicar el ciudadano Zuleta, por simple respeto con sus lectores.

Pero creo también que la inquina, la calumnia y la descalificación que protagoniza Felipe Zuleta es un panal de miel que atrae a los más radicales partidarios de uno u otro bando.

Al otro lado del espectro de Zuleta, muchos hemos pasado por situaciones peores, pues vivimos en Colombia. En mi caso no solo he sido señalado con una sarta de calumnias: he tenido que iniciar varios procesos penales por injuria y difamación, recibí amenazas, mi familia fue amenazada (incluida mi hija), me dejaron "mensajes de advertencia" en la portería del sitio en el que vivia e incluso tuve que cambiar de residencia sometiendo a mi familia a desarraigarse de amigos y personas cercanas y de la vida cotidiana.

Lo fundamental es que Zuleta publique las amenazas, pues en lo poco que vi de ese blog, publicaba cuanta imagen, texto o documento se le atravezaba... ¿Por qué no publica las amenazas? Es que me parece tan fácil saturarse y excusarse en una supuesta persecusión para no quedar tan mal con sus lectores, que considero que los seguidores de Zuleta merecen más que una simple excusa y unas palabras de gratitud.

Además, sería una oportunidad de oro para el ciudadano Zuleta para desprestigiar al gobierno que tanta inquina le despierta.

Un abrazo.

Aviso:

Esta página es creada, vigilada y actualizada constantemente por su dueño, Diego R. Soler S. Los textos utilizados son de su autoría y por lo tanto se encuentran sujetos. Bajo un licenciamiento Creative Commons. De no serlo, la fuente de donde fueron tomados es debidamente citada.

Las imágenes utilizadas en esta página son propiedad única y exclusiva de sus autores, no mías, por lo tanto procuro citar siempre la fuente de donde se obtuvieron. De considerar que se está violando en algún momento el respectivo, Derecho de Autor por favor sírvanse avisarme para así poder tomar los correctivos y medidas necesarias, evitando así el detrimento y buen nombre de ambas partes, lo más pronto posible.

El contenido expresa única y exclusivamente mi punto de vista, no el de la sociedad en general, cualquier comentario o sugerencia será siempre tenido en cuenta mientras no atente contra el principio de libertad.

Las groserías y faltas de respeto contra el autor no son aceptadas en esta página. Si no está de acuerdo con mi punto de vista y no se considera capaz de expresar su opinión de manera constructiva, evítese el trabajo de seguir leyendo y busque una página que se encuentre de acuerdo con sus ideales y expectativas.

Esta página NO tiene misión, solo es mi espacio, para expresar y plasmar el Derecho de Libertad de expresión consagrado en la Constitución Nacional en su articulo 20.