31 de enero de 2008

Ir o no ir, esa es la cuestión (faltan 4 días)

Ya a menos de 4 días de estar todos unidos en contra del máximo representante de la violencia en Colombia, la guerrilla terrorista de las FARC solo queda muy pocas cosas que decir. El que no marche es una persona insolente. Que cree que las cosas están bien así.

En una ocasión ya tome ciertos mensajes que circulan velozmente vía E-mail, desprestigiando dicha marcha, declarándola como “otra cortina de humo del gobierno” y ratificando con el mismo libreto que siempre han usado los grupos que de manera directa o indirecta apoyan el salvajismo de las FARC.

Independientemente de lo acontecido, debemos pensar algo, las FARC, han sido las culpables del río de sangre que ha bañado a Colombia en los últimos 40 años. Y que a pesar de esto, no han tenido una victoria política de verdad. Ni siquiera han tomado en serio a gobiernos que les han tendido la mano para una salida negociada al conflicto. Y más aun, que son las que mantienen a cerca de 700 secuestrados, con los que chantajean a un pueblo soberano y honesto, que quiere salir adelante. Un pueblo que ya se canso de sus abusos, mentiras y ataques dirigidos hacia ellos.

Muchos dirán que no van ha marchar, por el motivo que sea. Incluso tachan a los que piensan salir a manifestarse de “idiotas útiles” para el uribismo. La verdad y personalmente pienso que prefiero ser un idiota útil del gobierno que le ha cambiado en algo la cara al país, que en ser el títere de un grupo terrorista que se dio cuenta que el pueblo en su gran mayoría, rechaza su existir.

Todo colombiano sueña que su país, sea un país en paz. Y esto se logra con un país sin actores armados al margen de la ley, en especial sin el grupo terrorista de las FARC.

En la conciencia de algunos quedara el no apoyar esta manifestación, sea por lo que sea. Hay muchas razones para NO manifestarse, pero solo una para SI salir a la calle, y gritarle al mundo entero, que este país seria mucho mejor sin las FARC.

Este 4 de febrero se sabrá quien todavía le cree a las FARC, y quien ya se canso del cáncer de la sociedad colombiana que aun pretende luchar por el pueblo colombiano, cuando todo el pueblo sabe que su única intención es dominare el negocio del narcotráfico en Colombia.

También se debe entender que esta protesta es en contra de las FARC, y sin favorecer a ningún otro actor. No podemos permitir también que ciertos partidos políticos sin una postura firme ante las FARC, manoseen dicha marcha y suavizarla. Con un acuerdo humanitario que no queremos. ¡Colombia entera quiere es la liberación SIN CONDICIONES de los secuestrados! No intercambiarlos como si fueran mercancía barata.

0 Comentarios:

Aviso:

Esta página es creada, vigilada y actualizada constantemente por su dueño, Diego R. Soler S. Los textos utilizados son de su autoría y por lo tanto se encuentran sujetos. Bajo un licenciamiento Creative Commons. De no serlo, la fuente de donde fueron tomados es debidamente citada.

Las imágenes utilizadas en esta página son propiedad única y exclusiva de sus autores, no mías, por lo tanto procuro citar siempre la fuente de donde se obtuvieron. De considerar que se está violando en algún momento el respectivo, Derecho de Autor por favor sírvanse avisarme para así poder tomar los correctivos y medidas necesarias, evitando así el detrimento y buen nombre de ambas partes, lo más pronto posible.

El contenido expresa única y exclusivamente mi punto de vista, no el de la sociedad en general, cualquier comentario o sugerencia será siempre tenido en cuenta mientras no atente contra el principio de libertad.

Las groserías y faltas de respeto contra el autor no son aceptadas en esta página. Si no está de acuerdo con mi punto de vista y no se considera capaz de expresar su opinión de manera constructiva, evítese el trabajo de seguir leyendo y busque una página que se encuentre de acuerdo con sus ideales y expectativas.

Esta página NO tiene misión, solo es mi espacio, para expresar y plasmar el Derecho de Libertad de expresión consagrado en la Constitución Nacional en su articulo 20.